Una oración transformada


20140213-071016.jpg

Para muchos de nosotros orar es como respirar: lo hacemos a diario y en ocasiones hasta inconscientemente (sin planearlo, sin pensarlo y hasta de manera automática).
Mantener una comunicación permanente con Dios, orando al despertar, mientras preparamos el desayuno, al bañarnos, al ir manejando, en momentos de angustia y dudas y otras veces solo para agradecer, nos trae una sensación de seguridad que pocas otras formas lo pueden hacer. Es como mantener una linea abierta con un amigo fiel, que tiene siempre la respuesta correcta a nuestras preguntas.

Por qué es que entonces que muchas veces sentimos no recibir respuesta a nuestras plegarias?
“San Agustín decía que muchos no consiguen lo que piden pues son «aut mali, aut male, aut mala». O son malos y lo primero que tendrían que pedir es ser buenos; o piden malamente, sin insistencia, en lugar de hacerlo con paciencia, con humildad, con fe y por amor; o piden malas cosas que si se recibiesen harían daño al alma o al cuerpo o a los demás. Hay que esforzarse, pues, por pedir bien” ( Rev. D. Enric CASES)

De ahí la importancia de revisar cuando nuestra oración es automática y carente de forma. Quizás la razón por la cual creemos no hay respuesta es en si una respuesta. Al orar preguntémonos: ¿soy bueno?, ¿estoy pidiendo bien? , ¿pido algo bueno?

Dios escucha todas las oraciones y da respuesta a cada una. Para poder escuchar su respuesta vale la pena ver nuestra oración y de ser necesario transformarla para luego estar atentos a su respuesta que siempre llega.

Acerca de Honduras Positiva

Honduras Positiva nace con el deseo de ser una opción donde encontrar pensamientos llenos de optimismo y esperanza. No se limita a solo autores hondureños, aunque muchos escritos son míos y como orgulloso catracho los he agregado y decidido compartir. También todas las fotografías que aleatoriamente cambian en la portada son propias, tomadas en mis diferentes viajes por nuestra bella Honduras. Espero lo disfruten. Fernando
Esta entrada fue publicada en Dios, Fernando García y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s