Un buen año


20131231-142518.jpg

Al llegar al final de este año, mas que normal, es común ver a todos repasando cada momento vivido y muchos evaluando para concluir si fue o no un “buen año”.
He escuchado personas que consiguieron un buen trabajo, se casaron, compraron casa o alcanzaron cualquier otra meta definirlo como bueno. Así también otros que perdieron algún ser querido, se quedaron sin trabajo o simplemente estuvieron en alguna crisis definirlo como un “mal año”.

La verdad es que un año entero puede estar compuesto de una combinación de diferentes situaciones, tanto agradables como no deseadas y al final es difícil poner todo en una balanza para etiquetarlo de bueno o malo.

Siempre habrán momentos vividos que al recordar nos hagan sonreír así como otros que no queremos ni recordar. Quizás los mas recientes son los que marcan mas nuestro estado de animo especialmente hoy que es el último día.

Hace poco escribí que para mi fue un año muy “especial”. Creo que usé esa palabra por lo completa que es y cuanto abarca, aunque creo que “agridulce” lo definía mejor.

Hoy quería concluir si este año había sido realmente bueno o no, y llegué a la conclusión que si lo fue. No porque fue marcado por mas buenos eventos que por malos. De hecho si tocara poner en una balanza los momentos alegres y los difíciles veo una marcada tendencia a un lado, pero lo que realmente hace la diferencia es cuanto aprendí y como salí de cada situación.
Perdí lo que no era mío. Llegué donde no planee llegar dejando un poco sin querer y llevando otro poco sin saber. Paré de huirle a un miedo que siempre me alcanzaba, porque no estaba detrás sino adentro de mi y pude decir “Te Amo” quizás muy tarde, quizás no.

Es entonces que logro darme cuenta que un buen año es aquel que deja lecciones aprendidas. OJO, que todos los años nos dejan lecciones, pero no todos los años aprendemos la lección.

Llegar al final del año seguro de haber roto un circulo vicioso, haber superado un miedo, haber enfrentado el ego, haber encontrado humor en la soledad, haber dado sin esperar y haber recibido sin pedir es ciertamente un buen año.

Me despido de el como aquel alumno que se despide a fin del año escolar de ese maestro exigente, poco atractivo y duro que hizo todo menos agradarnos, pero que al último momento nos sonríe y guiña el ojo y nos da esa mirada de “misión cumplida, lo hice por tu bien”.

No puedo decir que lo extrañaré, pero debo admitir que haré valer cada pena, cada lágrima, cada prueba y lo honraré con valentía, nobleza, amor y una sonrisa.

Gracias 2013. Fuiste un Buen Año!

Acerca de Honduras Positiva

Honduras Positiva nace con el deseo de ser una opción donde encontrar pensamientos llenos de optimismo y esperanza. No se limita a solo autores hondureños, aunque muchos escritos son míos y como orgulloso catracho los he agregado y decidido compartir. También todas las fotografías que aleatoriamente cambian en la portada son propias, tomadas en mis diferentes viajes por nuestra bella Honduras. Espero lo disfruten. Fernando
Imagen | Esta entrada fue publicada en Fernando García, Reflexion y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s