Una vida llena de regalos


20130522-075139.jpg

Alguna vez has recibido un regalo que no te gustó?

Suele pasar, por costumbres sociales, que en fechas especiales como cumpleaños, navidad, día de la madre, etc, recibamos un regalo, y es natural que nuestra reacción sea una de agradecimiento.
No agradecemos hasta que rompemos la envoltura y nos damos cuenta que nos gustó, agradecemos al momento de recibirlo, antes de abrirlo, antes de saber qué es o si nos gustará o si es algo que necesitamos.

Una vez descubrimos el contenido del regalo, entonces tenemos una segunda reacción. Al ver que nos “dieron en el clavo” y el regalo era lo esperado, lo necesitado, entonces agradecemos de nuevo y nos disponemos a darle el uso debido. En ocasiones simplemente lo guardamos para un uso futuro y en otras decidimos “reciclarlo” y darlo como regalo a alguien mas. De cualquier forma, nuestra actitud de agradecimiento no debe de desvanecer.

Pues así es la vida. Nos da regalos a diario. Unos con mejor envoltura que otros y unos, según nuestro criterio, mas acertados que otros. De igual manera debemos recibirlos agradecidos y sacarles el mayor provecho.

Hay regalos que nos vienen sin envoltura y no por eso deben dejar de impresionarnos, como ser el amanecer, un pájaro en nuestra ventana, una nueva flor en nuestro jardín, etc.
Algunos regalos vienen envueltos sin ninguna delicadeza, como un insulto en el tráfico o una mala atención en una tienda. Estos seguramente los pondremos en una gaveta del olvido.
Otros regalos son pura envoltura, sin contenido, como un saludo no sincero o una promesa no cumplida. De éstos aprenderemos y creceremos.

Los verdaderos regalos que deben tener nuestra mayor atención, sin importar de donde o como vienen, son algunos que en ocasiones pasamos desapercibidos. Ese libro recomendado por un amigo, ese “buenos días” dado por un extraño, o esa llamada de un ser querido para saludar o el “te quiero” expresado por un hijo, padre o pareja. Esa palabra de aliento dada en un momento preciso, la reflexión encontrada en una red social justo al necesitarla, el pago de una deuda que habíamos olvidado o una simple sonrisa en medio de caras serias.

Cómo recibimos y qué hacemos con todos estos regalos es nuestra decisión. Lo importante es siempre estar agradecidos, aun antes de abrirlos, aunque no nos gusten, aunque la envoltura creamos que no es la mejor. Muchas veces el regalo mas grande es descubrir que estamos hechos de bondad y amor.

Acerca de Honduras Positiva

Honduras Positiva nace con el deseo de ser una opción donde encontrar pensamientos llenos de optimismo y esperanza. No se limita a solo autores hondureños, aunque muchos escritos son míos y como orgulloso catracho los he agregado y decidido compartir. También todas las fotografías que aleatoriamente cambian en la portada son propias, tomadas en mis diferentes viajes por nuestra bella Honduras. Espero lo disfruten. Fernando
Imagen | Esta entrada fue publicada en Fernando García, Reflexion y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s