Vivir con miedo


20121107-073738.jpg

En una ocasión, la muerte llegó a un pueblo y comenzó a caminar por todas sus calles, con la firme intención de llevarse a todos los habitantes con ella. El cura de aquel lugar, aterrorizado al verla, le preguntó cuales eran sus intenciones, y la muerte le dijo que iba a enviar una epidemia sobre aquel pueblo para exterminar a todos sus habitantes. El cura arrodillándose le suplicó que tuviera piedad, por lo que la muerte después de escucharlo le dijo que si rezaba fervientemente, ella no se llevaría a nadie, y que si continuaba rezando piadosamente por muchos días, ella quizás podría aburrirse, cambiar de parecer, e irse para otro pueblo. El cura se encerró en su iglesia a rezar día y noche incansablemente, y al tercer día abrió las puertas de su iglesia y para su sorpresa, vio que la muerte había arrasado con casi todo el pueblo. Muy contrariado, salió en busca de la muerte y al encontrarse con ella le reclamó porque había violado su pacto, y la muerte con su cínica sonrisa lo miró a los ojos y le dice: “Reverendo padre, yo no he incumplido nuestra promesa. Todos los muertos que tu ves a tu alrededor se murieron de puro y físico MIEDO al verme”.

Si te sientas a observar detalladamente nuestra historia, te darás cuenta que vivimos en una sociedad que está basada en el miedo. Desde todo tipo de ángulos nos están asustando, ya que existe un culto al miedo. Hoy en día vivimos con miedo a estar solos, a la enfermedad, a quedarnos sin empleo, a la vejez, a la muerte, etc. Por eso, cuando miramos la influenza, la crisis económica, el calentamiento global, la paranoia y neurosis que se están viviendo en la tierra, nos damos cuenta que el problema simplemente es de inconsciencia, ya que estamos dormidos como robots conectados a un televisor, a un radio o un computador, desde donde nos manipulan, controlan y extorsionan en el miedo.

Por eso desde hoy, no confiemos ingenuamente en toda la información o desinformación suministrada a través de los medios de comunicación. Y cuando las palabras que nos han dicho vienen desde la manipulación, el miedo o la fuerza, jamás podrán tener eco en nuestras vidas, si tenemos consciencia de lo que estamos oyendo. Esto me hace recordar un proverbio que vi en la entrada de un monasterio en las montañas del Tíbet que decía: “Puedes obligar a alguien a comer, pero no puedes obligarle a sentir hambre; puedes obligar a que te elogien, pero no a que sientan admiración por ti; puedes obligar a que te cuenten un secreto, pero no a inspirar confianza; puedes obligar a alguien a acostarse, pero no a dormir; puedes obligar a que te sirvan, pero no a que te amen; puedes obligar a que te hablen, pero no a que te escuchen”.

Anuncios

Acerca de Honduras Positiva

Honduras Positiva nace con el deseo de ser una opción donde encontrar pensamientos llenos de optimismo y esperanza. No se limita a solo autores hondureños, aunque muchos escritos son míos y como orgulloso catracho los he agregado y decidido compartir. También todas las fotografías que aleatoriamente cambian en la portada son propias, tomadas en mis diferentes viajes por nuestra bella Honduras. Espero lo disfruten. Fernando
Imagen | Esta entrada fue publicada en Jaime Jaramillo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s