Momentos de prueba…. Por qué yo?


Una persona muy querida está pasando por una situación difícil, de esas que normalmente definimos como “pruebas”. Prueba de carácter, prueba de valentía, prueba de Fe.

Tratando de apoyarle y darle palabras de ánimo me encuentro muchas veces repitiendo lo común que es: “todo va a estar bien” , “Dios sabe lo que hace”, “por algo pasan las cosas”, etc. Y me imagino es lo que todo mundo le dice, incluso ella misma se lo ha de repetir una y otra vez, con la esperanza de creerlo y dejar de sufrir.

Hoy reflexionaba que es lo que más nos mortifica cuando pasamos por estos momentos y creo que la pregunta que realmente no nos deja estar en paz es “por qué?”. Ese “por qué yo?, por qué a mi?, por qué ahora?” es lo que nos quita el sueño y la paz. Decimos tener Fe y decimos que debe haber una razón, pero nuestra necesidad de entender no nos deja tranquilos. Fe no es entender, es aceptar.

Escuchaba o leía recientemente (no recuerdo cual de las dos fue) que debemos cambiar la pregunta del “por qué?” por un “para qué?”. En lugar de pregunta “por qué a mí?” mejor indagar en “para que a mí?”. El “por qué” nos hace cuestionar, mientras el “para qué” nos invita a reflexionar y tomar acción, a aprender, a aceptar.

Muchas veces creemos que porque las cosas no nos salen como queríamos es que salieron mal. Eso no necesariamente es así.

Si en verdad confiamos en Dios y presentamos a El nuestras intenciones, pero le pedimos se haga Su voluntad, no debemos preocuparnos en lo absoluto de como salen las cosas pues El cuida de nosotros y nuestra esperanza es justamente que El, mejor que nadie, sabe lo que nos conviene.

Lo realmente importante de nuestros momentos de prueba no es tanto si logramos superarlos, sino lo que logramos aprender de ellos. No debemos dejar pasar una prueba sin haber aprendido algo. Pasar pruebas no necesariamente significa que estamos siendo castigados o que estamos pagando por algo malo que hicimos. Las pruebas deben más bien verse como oportunidades de crecimiento.

Tampoco debemos enfrascarnos en el “si hubiera” pues no hay manera de saber cómo las cosas pudieron haber sido diferentes. Muchas veces lo que nos pasa parece ser malo, mas no sabemos de cuánto dolor estamos siendo librados.

Me pregunto yo, por qué cuestionamos a Dios solamente en esos momentos? Por qué no lo cuestionamos cuando las cosas suceden como queremos? Sería interesante que cuando recibimos una bendición y nos llenamos de alegría por recibirla, le preguntemos también “por qué yo? Para que yo?”

Acerca de Honduras Positiva

Honduras Positiva nace con el deseo de ser una opción donde encontrar pensamientos llenos de optimismo y esperanza. No se limita a solo autores hondureños, aunque muchos escritos son míos y como orgulloso catracho los he agregado y decidido compartir. También todas las fotografías que aleatoriamente cambian en la portada son propias, tomadas en mis diferentes viajes por nuestra bella Honduras. Espero lo disfruten. Fernando
Esta entrada fue publicada en Dios, Fernando García, Reflexion y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s