Educando a mis hijos


Uno de los mayores retos que he encontrado en la vida es la educación de mis hijos. Considero que los hijos son uno de los regalos más grandes que Dios nos da, aunque debemos recordar que no son un objeto de propiedad, sino más bien una tarea asignada y una oportunidad para mostrar agradecimiento sembrando amor de tal forma que ellos a su vez lleguen a ser semilla que crezca y se riegue en éste mundo que tanto lo necesita.

Y por qué digo que es un reto? Bueno, para empezar no vienen con manual incluido, ni existe una escuela donde ir a aprender cómo ser padre. Muchas veces nos convertimos en padres sin haber siquiera logrado ser buenos hijos y hasta entonces empezamos a comprender muchas cosas que nuestros padres llevan una vida tratando de explicarnos.

Por otro lado hemos heredado la creencia de que debemos educar y preparar a nuestros hijos para vivir y adaptarse a la sociedad actual, a pesar de que es una sociedad cada vez con menos valores y principios correctos; una sociedad llena de materialismo, racismo, división de clases y carente de amor.  Yo me rehúso a preparar mis hijos para adaptarse a esta sociedad, mas bien invito a la sociedad a prepararse para los hijos que le estoy dejando.

La distorsionada definición de “éxito” nos lleva a creer que pagándoles la escuela mas cara, la universidad mas prestigiosa y poniéndolos a estudiar las profesiones mejor remuneradas nos hace buenos padres. Asimismo calificamos a nuestros hijos con las notas y evaluaciones que recibimos del “centro educativo” (término que yo cambiaría por “centro de estudio”).

Muchas veces para poder pagar por esta educación, se necesita un trabajo de entrega absoluta, con horarios que no nos permiten compartir con nuestra familia, pero creemos que el sacrificio lo compensa por la educación que reciben en éstos centros. Este, a mi parecer, es el primer grave error.

Con esto no quiero restar importancia a una buena preparación profesional, pero me pregunto yo: De qué sirve llegar a ser un eminente Doctor si mira a sus pacientes como un número mas; o un distinguido abogado si se dedica a liberar criminales encontrando fallas en el sistema; o un importante ingeniero incapaz de ayudar a una humilde familia a construir su vivienda?

La única preparación que nuestros hijos necesitan para “lanzarlos” a este sociedad, es una coraza de amor, buenos principios y valores que solo se pueden enseñar en casa, preferiblemente con ejemplo, mas que con teoría. El amor infundido debe ser un amor a Dios y toda su creación, amor al prójimo, a la naturaleza, al arte en todas sus ramas y muy importante amor propio.

No estoy seguro si mis hijos llegarán a ser grandes profesionales, artistas o Presidente, aunque tienen todo el potencial, pero si se que son y serán seres llenos de amor y eso los hace para mi desde ya en personas de éxito.

Anuncios

Acerca de Honduras Positiva

Honduras Positiva nace con el deseo de ser una opción donde encontrar pensamientos llenos de optimismo y esperanza. No se limita a solo autores hondureños, aunque muchos escritos son míos y como orgulloso catracho los he agregado y decidido compartir. También todas las fotografías que aleatoriamente cambian en la portada son propias, tomadas en mis diferentes viajes por nuestra bella Honduras. Espero lo disfruten. Fernando
Esta entrada fue publicada en Fernando García y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s