Saber hablar


Cómo suele ser tu forma de hablar? Cómo le hablas a tus hijos al llegar a casa después de un mal día? Cómo le hablas a tu pareja cuando estas enojado(a)? Cómo le hablas a tu madre cuando se pone necia o parece no entenderte (por esas cosas de la edad)? Cómo hablas en tu trabajo cuando tus empleados no te obedecen o tu jefe es injusto?   La manera como hablamos es trascendental y puede marcar la diferencia en nuestra vida y en las relaciones con las personas en nuestro entorno.

Tenemos dos opciones: Cuidar nuestra manera de hablar y hacerlo bien o simplemente hablar sin pensar ni medir consecuencia. Lo que obtenemos como resultado será bienestar o maldad respectivamente.  Bien lo dice en  Proverbios 10: 11: “Vena de vida es la boca del justo; mas de la boca de los impíos encierra la iniquidad”. Tu qué quieres ser?…  Vena de vida?  o iniquidad (maldad)?

Al decir “saber hablar” no solo me refiero al hecho de expresarse correctamente (desde el punto gramatical), ni a usar las palabras correctas o parecer educado y cortes. No solo hablo de “domesticar” la lengua para reflejar o aparentar ser bueno ya que si esto no va en coherencia con nuestro pensamiento y sentimiento, entonces somos simplemente hipócritas. Hablo de realmente tener consciencia de lo valioso que es nuestra habla en la vida propia y de los que nos rodean.

El poder de lo que sale de nuestra boca no debe ser subestimado, sea para bien o mal, ya que con nuestra lengua podemos atraer o ahuyentar bendiciones. Debemos evitar los tonos fuertes, los gritos, las quejas y las maldiciones. Debemos atraer bienestar y prosperidad hablando con respeto (propio y al prójimo), con sinceridad, coherencia y amabilidad reflejando esperanza y optimismo.

Solemos catalogar de  “mal hablada” a una persona que usa palabras soeces o vulgares al expresarse, aunque las haga en tono de broma, son personas a las que normalmente evitamos pues nos pueden llegar a ofender y nos transmiten energía negativa. Por otro lado hay personas que de igual manera nos ahuyentan sin necesidad de usar estas “malas palabras” ya que de igual o peor manera llenan su hablar de expresiones negativas con quejas, maldiciones, chismes, pesimismo y poca fe.

Posiblemente todos en algún momento hemos pecado al decir cosas que luego lamentamos. Quizás hemos herido a un ser querido en un momento de ira o simplemente hemos atraído una desdicha manifestando desagradecimiento a lo que tenemos. Quejarnos de nuestros padres o nuestros hijos para luego lamentar cuando no están; maldecir nuestro trabajo para luego añorarlo cuando lo perdemos; decir que somos desafortunados cuando tenemos salud y no nos falta el pan de cada día. Permitir todo este mal hablar es lo que ahuyenta las bendiciones y nos aleja de una vida gozosa.

Recordemos siempre el poder de la lengua y procuremos hablar bien.

Artículo relacionado : https://honduraspositiva.wordpress.com/2011/09/07/malas-palabras/

Anuncios

Acerca de Honduras Positiva

Honduras Positiva nace con el deseo de ser una opción donde encontrar pensamientos llenos de optimismo y esperanza. No se limita a solo autores hondureños, aunque muchos escritos son míos y como orgulloso catracho los he agregado y decidido compartir. También todas las fotografías que aleatoriamente cambian en la portada son propias, tomadas en mis diferentes viajes por nuestra bella Honduras. Espero lo disfruten. Fernando
Esta entrada fue publicada en Fernando García y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s