Una broma con moraleja


Un día iba caminando un estudiante junto a su maestro por una vereda cuando descubrieron un par de zapatos y un abrigo viejo. Supusieron entonces que pertenecían a un anciano que trabajaba en el campo, el cual se extendía a un lado del camino. El alumno dijo a su maestro:

“Hagámosle una broma al anciano: escondamos sus zapatos y luego nos ocultamos entre los arbustos para ver su cara cuando no los encuentre”.

“Mi querido estudiante, nunca debemos divertirnos a expensas de los demás sin importar su posición social. Tú eres rico y puedes darle una alegría a ese hombre. Mejor coloca una moneda dentro de cada zapato y nos ocultaremos para ver cómo reacciona cuando las encuentre”.

Le respondió el maestro.

El muchacho le hizo caso a su maestro y ambos se escondieron entre los arbustos cercanos. Así, el pobre hombre terminó sus tareas y cruzó el terreno en busca de su abrigo y calzado. Mientras se colocaba la prenda, deslizó el pie derecho en el zapato, pero al sentir algo dentro, se agachó para averiguar qué era y encontró la moneda.

Sus sentimientos lo sobrecogieron, cayó de rodillas y levantó la vista al cielo pronunciando un ferviente agradecimiento en voz alta, hablando de su esposa enferma, de que no tuviera ninguna ayuda y sobre sus hijos que no tenían pan, pero ahora, gracias a una mano desconocida, no morirían de hambre.

El alumno sintió estallar su corazón mientras sus ojos se le llenaron de lágrimas.

“Ahora, ¿no estás más complacido por esta acción, que si le hubieras hecho la broma que tenías en la mente primero?”

Dijo el maestro. A veces de forma inconsciente nos consideramos superiores a otras personas sin darnos cuenta de que todos somos iguales y lo único que nos cambia son condiciones externas.

Recordemos siempre que existen muchas formas para demostrar el amor que hay en nuestro corazón. 

 
Anuncios

Acerca de Honduras Positiva

Honduras Positiva nace con el deseo de ser una opción donde encontrar pensamientos llenos de optimismo y esperanza. No se limita a solo autores hondureños, aunque muchos escritos son míos y como orgulloso catracho los he agregado y decidido compartir. También todas las fotografías que aleatoriamente cambian en la portada son propias, tomadas en mis diferentes viajes por nuestra bella Honduras. Espero lo disfruten. Fernando
Esta entrada fue publicada en Autor desconocido, Reflexion y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s