Admirar… No endiosar


Realmente que hoy día nos encontramos con personas que son dignas de admirar! Personas que desarrollan sus dones y habilidades de tal forma que casi nos da envidia, y nos invitan o inspiran querer al menos imitarlos.

Creo que todos en algún momento tenemos esa posibilidad de, no solo admirar, sino ser admirados y debemos estar conscientes que ello puede traer algo de responsabilidad, lo pidamos o no.

Y es que cuando una persona se destaca en alguna área y llega a tener admiradores, puede pasar que se le empiece a idolatrar o endiosar, olvidándose de que sigue siendo humano. Lo vemos muchas veces en los artistas (cantantes, pintores, escritores, bailarines, etc) que llegan a demostrar su habilidad de tal forma que la fama les llega mas rápido de lo que pudieran haberlo pedido o imaginado. También lo podemos ver a menor escala en personas cuya fama solo llega a sus seres queridos y amistades, aunque con la misma intensidad. En ambos casos, despertar esa admiración en otras personas es gratificante y muchas veces motiva a seguir mejorando y compartiendo esa área de nuestro ser que resulta tan atractiva a los demás.  El problema es que en ocasiones los admiradores se enfocan en el área destacada y se ciegan a otros aspectos que tenga la persona que quizás no son dignos de la misma admiración.

De ahí nace mi reflexión hoy ya que muchas veces hemos visto personas decepcionarse tanto cuando su ídolo falla que sus vidas son golpeadas considerablemente. Personas cambian de religión porque el líder de su iglesia falló, otras dejan de escuchar la música de un artista porque en su vida personal no es un modelo y así podría poner muchos ejemplos de situaciones donde la admiración ha pedido objetividad.

Cuando niños admiramos nuestros padres y creemos que lo saben todo y lo pueden todo. Al crecer logramos desarrollar sus capacidades y muchas veces mejorarlas y también nos damos cuenta que tienen fallas, no por eso vamos a quitarle mérito a todo lo bueno y admirable que siempre nos inspiró.

Recordemos que, como humanos, somos imperfectos y aun cuando logramos desarrollarnos o destacarnos en alguna área, siempre nos quedan otras que requieren mejora. Debemos ser capaces de enfocar nuestra admiración de la manera correcta y mantenerla objetiva sin cruzar la línea ni engrandecer mas de la cuenta y así evitaremos pasar el ridículo de hoy aborrecer lo que ayer extasiábamos.

Anuncios

Acerca de Honduras Positiva

Honduras Positiva nace con el deseo de ser una opción donde encontrar pensamientos llenos de optimismo y esperanza. No se limita a solo autores hondureños, aunque muchos escritos son míos y como orgulloso catracho los he agregado y decidido compartir. También todas las fotografías que aleatoriamente cambian en la portada son propias, tomadas en mis diferentes viajes por nuestra bella Honduras. Espero lo disfruten. Fernando
Esta entrada fue publicada en Fernando García y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s