Casualidad?


Hace 11 años estaba yo en mi entonces trabajo cuando escuché un alboroto en la calle, y al salir noté un grupo de mis empleados rodeando un hombre tirado en el piso, recuperándose a penas de lo que parecía un ataque de epilepsia mientras algunos aun asombrados lo dictaminaban muerto y otros, obviamente sin saber que era lo correcto en hacer, intentaban darle primeros auxilios.

Ante tanta ignorancia y asombro de los espectadores, el hombre logró reintegrarse solo y luego, al poder hablar, pidió agua mientras la mayoría se retiró y continuo con su día. Yo me quedé, sin saber lo transcendental que esto seria para mi, solo porque quería saber mas de ese hombre y sus necesidades.  Empecé a hablar con el y me contó su historia. Su nombre: Kelvin Esquivel, de origen misquito y de pasada por esta ciudad por tratamiento de su enfermedad. Su necesidad: Comprar sus medicinas para la epilepsia y regresar a su aldea, en Sico y Paulaya.

Recuerdo haberle ayudado con algo de dinero y comida y lo vi irse. Llegué a casa contando la historia pues me impactó y ahí quedó todo (al menos eso pensé).

Un mes después, mientras manejaba por una calle transitada, vi un grupo de personas alrededor de alguien y al pasar despacio reconocí a Kelvin, aunque ya no recordaba su nombre, me bajé y se repitió la historia casi de igual manera con diferentes espectadores.  Me intrigó saber que hacía aca si me dijo era de la Mosquitia y fue cuando me explicó que venía todos los meses a chequeo. Volví a ayudarle y volví a verlo partir.

Un par de meses después, camino a mi casa, la misma escena. La palabra “casualidad” fue lo primero que vino a mi mente, aunque debo confesar que también se me vino la duda de que fuera todo un show y había sido engañado las veces anteriores. Esta vez iba acompañado de mi familia y pude mostrarles el hombre del cual les había hablado un par de veces ya. Me quedé a platicar un poco mas y pude llevarlo a mi casa y darle de comer y enterarme con mas detalles de su vida, la razón de su epilepsia, sus doctores, su tratamiento, su vida en la Mosquitia y lo mas impresionante conocer la aventura por la que pasaba para regresar a su lugar vía bus, jalón, lancha y caminando. Todo esto para trabajar y hacer dinero para poder regresar al siguiente mes.

Otro par de meses después, me llamó mi entonces esposa para decirme que cerca de la casa acababa de encontrar a Kelvin de nuevo tirado, con un ataque de epilepsia. Esta vez no pude hacer nada, me quedó pesar y ya empecé a cuestionar por que seguía apareciendo en mi camino y la palabra “casualidad” empezó a quedarse pequeña.

Para entonces ya había cambiado de trabajo y en mis nuevas responsabilidades estaba viajar al Norte del país y visitar clientes. Fue asi que sucedió lo que cambió todo. Mientras salía de una visita en La Ceiba, al otro lado de la calle pude ver una escena demasiada parecida. Un grupo de personas rodeando un hombre en el suelo mientras quedaba casi muerto después de un ataque fuerte de epilepsia. Recuerdo haber sentido la piel de gallina y un empujón a cruzar la calle.  “Casualidad”??  Ni en broma se me vino esa palabra a la mente.  Entendí de inmediato lo que debía hacer y cuando Kelvin regresó en si después de su ataque estaba en mis brazos, bajo mi cuidado y empezó nuestra amistad.

Han pasado 11 años en los cuales Kelvin ha mejorado notablemente gracias a su tratamiento, a la atención que recibe en el Hospital, a su perseverancia y a sus deseos de vivir.  Aunque debo reconocer que hubo un tiempo donde empezó a cuestionar el significado de la vida y qué propósito podía tener vivir así, ese tiempo pasó y encontró en Jesús una esperanza y razón para vivir. Recuerdo una vez haberle dicho que yo estaba seguro habían muchas razones que el podía encontrar para vivir, pero yo podía mencionarle solo una y era para darme inspiración a mi.

Todos los meses viene Kelvin y necesita siempre ayuda. Hemos logrado coordinar que las medicinas se las dé la Primera Dama, pero siempre necesita comida y el dinero para regresar a casa, que por cierto ha incrementado en un 900% en estos años.

Esta es la primera vez que cuento esta historia públicamente, aunque las personas mas cercanas a mi la saben y les ha tocado en algún momento ayudarme a completarle su pasaje, pero quise contarla porque es solo un ejemplo de cómo han aparecido personas en mi vida y me la han cambiado de una manera que cualquiera podría decir “casualidad”. Es por eso y desde entonces que no creo en la casualidad. Kelvin llegó a mi vida y yo a la de el en un momento perfecto, en el momento correcto, en el momento que debíamos llegar por causalidad y no por casualidad.

No se cuantas veces has encontrado alguien mas de una vez y piensas que es simple casualidad, no haces nada y te queda la duda. Yo no puedo hacer eso. Camino con los ojos, los brazos y el corazón abierto para dejar entrar personas a mi vida que tienen un propósito. Algunos han llegado a enseñarme como no quiero ser, otros a inspirarme crecer, muchos a mostrarme caminos y aunque no todos llegan para quedarse, todos llegan a aportar algo.

Gracias por permitirme compartir este pedazo de mi vida, gracias por estar y por ser. Ahhh, y por cierto piensalo, estar leyendo esto no es pura casualidad.

Namaste

Anuncios

Acerca de Honduras Positiva

Honduras Positiva nace con el deseo de ser una opción donde encontrar pensamientos llenos de optimismo y esperanza. No se limita a solo autores hondureños, aunque muchos escritos son míos y como orgulloso catracho los he agregado y decidido compartir. También todas las fotografías que aleatoriamente cambian en la portada son propias, tomadas en mis diferentes viajes por nuestra bella Honduras. Espero lo disfruten. Fernando
Esta entrada fue publicada en Fernando García y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s