El bambú y el helecho


Un día decidí darme por vencido…renuncié a mi trabajo, a mi relación, a mi espiritualidad… quería renunciar a mi vida.

Fui al bosque para tener una última charla con Dios.

“Dios”, le dije. “¿Podrías darme una buena razón para no darme por vencido?” Su respuesta me sorprendió…”

Mira a tu alrededor”, El dijo. “Ves el helecho y el bambú?”

“Sí”, respondí.

 “Cuando sembré las semillas del helecho y el bambú, las cuidé muy bien. Les di luz. Les di agua. El helecho rápidamente creció. Su verde brillante cubría el suelo. Pero nada salió de la semilla de bambú. Sin embargo no renuncié al bambú. 

En el segundo año el helecho creció más brillante y abundante. Y nuevamente, nada creció de la semilla de bambú. Pero no renuncié al bambú.” Dijo Él. 

“En el tercer año, aun nada brotó de la semilla de bambú. Pero no renuncié.” Me dijo.

 “En el cuarto año, nuevamente, nada salió de la semilla de bambú.

“No renuncié” dijo.

 “Luego en el quinto año un pequeño brote salió de la tierra. En comparación con el helecho era aparentemente muy pequeño e insignificante. Pero sólo 6 meses después el bambú creció a más de 100 pies de altura. Se la había pasado cinco años echando raíces.

Aquellas raíces lo hicieron fuerte y le dieron lo que necesitaba para sobrevivir.

 “No le daría a ninguna de mis creaciones un reto que no pudiera sobrellevar” Él me dijo. “¿Sabías, mi niño, que todo este tiempo que has estado luchando, realmente has estado echando raíces?”

“No renunciaría al bambú. Nunca renunciaría a ti. No te compares con otros” Me dijo. “El bambú tenía un propósito diferente al del helecho, sin embargo, ambos eran necesarios y hacían del bosque un lugar hermoso”.

“Tu tiempo vendrá” Dios me dijo. “¡Crecerás muy alto!”

“¿Qué tan alto debo crecer?” Pregunté.

“¿Qué tan alto crecerá el bambú?” Me preguntó en respuesta .

“¿Tan alto como pueda?” Indagué.

“Sí”. El dijo. “Dame Gloria al crecer tan alto como puedas”.

 Dejé el bosque exaltado, trayendo esta historia para compartirla con ustedes. Espero que estas palabras puedan ayudarte a entender que Dios nunca renunciará a ti.

 Nunca te arrepientas de un día en tu vida. Los buenos días te dan felicidad. Los malos días te dan experiencia. Ambos son esenciales para la vida.

La felicidad te mantiene Dulce, los intentos te mantienen Fuerte, las penas te mantienen Humano, las caídas te mantienen Humilde, el éxito te mantiene Brillante, pero sólo Dios te mantiene Caminando….

Autor desconocido

Acerca de Honduras Positiva

Honduras Positiva nace con el deseo de ser una opción donde encontrar pensamientos llenos de optimismo y esperanza. No se limita a solo autores hondureños, aunque muchos escritos son míos y como orgulloso catracho los he agregado y decidido compartir. También todas las fotografías que aleatoriamente cambian en la portada son propias, tomadas en mis diferentes viajes por nuestra bella Honduras. Espero lo disfruten. Fernando
Esta entrada fue publicada en Autor desconocido. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El bambú y el helecho

  1. Eugenia Ochoa dijo:

    Excelente!! hoy es un día en los que se necesito escuchar que soy creación única y que mi propósito en esta vida es especial, es posible que en este momento me resulte difícil identificarlo pero mi tiempo llegara y se que tendré la fortaleza requerida porque de eso se esta encargando mi amado Dios. Gracias!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s